Archives

  • 2018-07
  • 2018-10
  • 2018-11
  • 2019-04
  • 2019-05
  • Las variaciones de los precios de los bienes agropecuarios n

    2018-11-15

    Las variaciones de los precios de los bienes agropecuarios no afecta mucho las variaciones de la demanda, éstas dependen más de las variaciones del ingreso, de su distribución y de los cambios en el patrón de consumo. En efecto la demanda de bienes alimentarios agropecuarios es inelástica dentro de cierto rango, suben o bajen los precios la demanda varía menos que proporcional c14ɑ demethylase la variación de los precios, no así si hay cambios en el ingreso. La desaceleración económica mundial si incide en los niveles de ingresos y en la distribución lo que a su vez afecta al patrón de consumo de la población. Además la desaceleración económica mundial afecta la demanda de los insumos agropecuarios y de los biocombustibles. Si se analiza cada uno de los grupos de alimentos hay una convergencia a la baja en términos generales, aunque en cada grupo hay sus particularidades, en 2008 hubo un repunte en todos los grupos de alimentos y en 2009 bajó el ipc de todos a excepción de los cárnicos cuyo índice se elevó notablemente. En 2010 y 2011 se recuperaron los ipc de todos, para 2012 comienza el descenso para todos los grupos de alimentos, pero en 2013 repunta los índices de cárnicos y lácteos así como de aceites vegetales, los precios de los cárnicos se incrementan en 2014, pero en 2015 se reducen, en cambio los lácteos repuntan en 2015. En 2016 las tendencias a la baja se mantienen en todos los grupos de alimentos salvo en el caso del azúcar cuyo ipc repunta en el primer semestre del año y lo mismo sucede con aceites y vegetales. En el curso de la primera década del siglo xxi los excedentes alimentarios tendieron a disminuir por el rápido crecimiento de las economías emergentes denominadas brics y por las tasas de crecimiento superiores de las economías en vías de desarrollo en comparación de las economías desarrolladas, esta situación ha comenzado a variar con el incremento nuevamente de la acumulación de inventarios por la reducción de la demanda a partir de los efectos de la crisis de 2009 y la desaceleración económica mundial subsecuente. En la gráfica 6 se observa el comportamiento de la producción de cereales en el curso de las dos primeras décadas del siglo xxi. La tendencia a initiation codon (AUG) la producción de cereales ha sido al alza en todo el período, con reducciones significativas en 2002, 2009 y 2012. Sin embargo la tendencia del ipc de los cereales en el mismo período se caracteriza por una reducción importante en 2009 y un descenso sostenido a partir de 2013 hasta 2016. Esta situación de aumento de la producción y descenso de las variaciones de los precios de los cereales se explica por un lado por la reducción del crecimiento de su demanda a nivel internacional debido a la desaceleración económica y se ha traducido en un incremento de los inventarios, lo cual apuntala el alza de la oferta ante una demanda menos dinámica. De ahí el descenso del índice de precios al consumidor. Si observamos la gráfica 7 se deduce que la oferta de cereales es mayor que la demanda en todo el período, esto supondría que los precios de los cereales tendrían que ir a la baja, sin embargo, lo que ha sucedido es una declinación del índice de precios del consumidor de los cereales a partir de 2013, esto se puede explicar porque por un lado la demanda ha tendido a incrementarse en un nivel menor que el de la oferta y que en la composición de la oferta se ha incrementado la proporción de los inventarios o excedentes de producción, por el incremento menor de la demanda en relación a la producción. El Bloque de los brics se encuentra en dificultades, China e India han perdido su ritmo de crecimiento si bien mantienen tasas de crecimiento altas en la actual situación mundial de estancamiento relativo. Rusia se enfrenta a una crisis económica propiciada por el descenso de los precios del petróleo y la supeditación de su economía y sus finanzas a la exportación de hidrocarburos. Brasil y Sudáfrica enfrentan una situación de estanflación por la supeditación de su crecimiento a la exportación de bienes primarios.